Etiquetas

DSCN9232

Bueno, bueno, no vamos a presumir. Digamos más bien madroño de nuestra casa (somos unos 100).

Es una suerte poder disfrutar en la casa de uno con la vista de estos frutos y estas flores del árbol de la ciudad, o al menos de su escudo (el madroño es uno de los poco árboles que presenta el fruto y la flor al mismo tiempo). Es una suerte poder contemplar igualmente otros árboles y arbustos en el “patio de mi casa” que como todos los patios es particular. También tenemos algunas estupendas hayas a las que parece no irles mál.

No podemos decir lo mismo del madroño. Las fotos son engañosas. En realidad el arbolillo está muy maltratado y prácticamente asfixiado por otros arbustos cercanos y por la acción poco consciente de los humanos que le rodean. En fin: más de lo mismo.

Por lo menos este otoño esta glorioso.

DSCN9234

Anuncios