Etiquetas

Tejo del Puerto de Canencia

Impresionante. Rodeado de su corte de abedules, acebos pinos y tejos. Uno tiene la sensación de penetrar en otro mundo. ¡Y tan cerca de éste! Si tan cerca. Hoy por fin lo he visto. No ha sido difícil encontrarlo, aunque, como otras veces, también ha sido un poco casualidad. Está bien escondido. Nadie diría que esa mancha oscura del bosque es la sombra tras la que se oculta el anciano árbol.

DSCN4474

Es la primera vez que tengo la oportunidad de observar un lugar donde los tejos proliferan en medio del bosque. Acompañados de otros árboles, en el puerto de Canencia conté más de 30 hasta que me cansé de hacerlo. Y justo al final, allí estaba, como dicen los libros cerca del arroyo del Sestil del Maillo; bien oculto; rodeado y protegido. Hasta de mi cámara (me quedé sin pilas).

Lástima del gracioso/a que se entretuvo en dejar en su corteza la muestra de su estupidez. Por un momento no pude evitar recordar de nuevo el estupendo libro de Guido de Mina di Sospiro “Memorias de un árbol”. Prometo volver y fotografiar exclusivamente la patética señal del prepotente en la serena cara de la eternidad.

Mientras tanto, sirvan las presentes para mostrar un poco del paisaje del puerto y de la majestad del tejo.

DSCN4453

Anuncios